English | Français | Español | русский
igc logoLog in

Resumen

NOTAS DESTACADAS

La previsión para la producción mundial de cereales totales (trigo y cereales secundarios) en 2022/23 se ha recortado en 3 m. de t. desde el mes pasado, para situarse en 2.252 m., debido más que nada al estrés hídrico en la UE, que ha provocado cierta reducción de las estimaciones para la producción de trigo, cebada y maíz. Al revisarse la proyección para la demanda de piensos, la previsión para el consumo mundial también se ha rebajado en 3 m. de t., por lo que queda sin cambios la estimación para las existencias al cierre (conjunto de campañas locales de comercialización). Tras aumentarse la proyección para las importaciones de maíz por parte de la UE, la previsión para el comercio (julio/junio) se ha incrementado en 1 m. de t. a 406 m.

Las estimaciones para la oferta y demanda de soja en 2021/22 apenas se han modificado desde el mes pasado. Debido en gran medida al deterioro de las perspectivas en Estados Unidos, la proyección para la producción mundial en 2022/23 se ha recortado en 4 m. de t. a 386 m., cifra que sigue representando un aumento interanual del 10%. La estimación para el consumo total se mantiene sin cambios, por lo que la cifra para las existencias remanentes se ha reducido ligeramente; aun así, sigue superando con holgura la registrada la campaña pasada. Dada la caída prevista de las importaciones por parte de China, la proyección para el comercio se ha reducido en 1 m. de t. a 165 m. (+11 m).

La previsión para el consumo de arroz en 2021/22 se ha aumentado ligeramente, al incrementarse la proyección para la demanda en la India, por lo que la estimación para las existencias se ha recortado en 1 m. de t. a 180 m. (-2 m.). El pronóstico para la producción mundial en 2022/23 apenas se ha modificado desde el mes pasado, pero ante el incremento esperado del consumo, la proyección para las existencias se ha recortado desde junio para situarse en 179 m. de t. (-1 m.). La previsión para el comercio en 2023 se ha aumentado ligeramente, elevándose a una cifra récord de 52 m. de t.

Con la retrocesión intermensual de todos los sub-componentes, el Índice de Cereales y Oleaginosas (GOI) del CIC perdió un 10%, descendiendo a valores no registrados desde antes de la escalada del conflicto en la región del Mar Negro.

(see chart)

(see chart)

VISIÓN GENERAL

Debido en gran medida a unas cosechas globales más reducidas tanto de maíz (-32 m. de t.) como de trigo (-11 m.), cabe esperar que la producción mundial de cereales totales en 2022/23 disminuya en un 2% a 2.252 m., tratándose de la primera caída interanual en cinco campañas. Presionado por una oferta más reducida y por la subida prevista de los precios, el consumo total podría registrar un ligero descenso, destacando la caída notable de la demanda de cereales pienso; en cambio, se prevé que aumente levemente el consumo destinado a alimentos y usos industriales. Tras el modesto incremento de la campaña anterior, las existencias remanentes podrían descender de nuevo, estimándose actualmente en 583 m. de t.. (-4%), su cifra más baja en ocho años. Con caídas interanuales para todos los principales cereales (excepto la avena), se espera que el comercio mundial disminuya en un 4% a 406 m. de t.

(see chart)

El desplome de la producción en Sudamérica sólo se vio compensado en parte por cosechas más abundantes en otras regiones, por lo que la producción mundial de soja experimentó un descenso notable en 2021/22, registrando una caída interanual de 18 m. de t.; como consecuencia, también se prevé que disminuyan el consumo y la demanda de importación. Debido a la fuerte caída de las reservas de los exportadores principales, las existencias mundiales bajaron de forma significativa. A estas alturas, y suponiendo cierto aumento de las cosechas en el hemisferio sur, la producción mundial en 2022/23 se estima en una cifra sin precedentes de 386 m. de t. (+10%). Cabe esperar cierta recuperación tanto del consumo como del comercio, con incrementos importantes en Asia, además de cierto aumento de las existencias remanentes, sobre todo en los exportadores principales.

(see chart)

Con cosechas abundantes en los productores asiáticos, la producción mundial de arroz se elevó a un máximo histórico en 2021/22, mientras que el consumo total se vio apoyado por una creciente demanda alimentaria; el comercio también se mantuvo en niveles elevados gracias a la demanda en África. Para 2022/23, se espera un nuevo aumento tanto de la producción como del consumo, mientras que las existencias se volverán a aproximar a sus máximos recientes. Si se excluye la cifra nominal para China, las reservas de los exportadores principales se estiman en nuevo récord, gracias más que nada a la acumulación de reservas en la India. El comercio podría alcanzar un nivel sin precedentes de 52 m. de t.

(see chart)

En cuanto a las legumbres, el consumo mundial de garbanzos podría experimentar en 2022/23 un incremento interanual del 8% para situarse en un nuevo máximo histórico, debido a la mayor oferta – sobre todo en la India – tras una cosecha mundial más abundante. Las existencias podrían crecer de nuevo, mientras que el comercio apenas experimentará cambios respecto a la campaña anterior. Se espera que el comercio total de legumbres retroceda en 2022 (enero/diciembre) a 17,0 m. de t. (-2%).

RESUMEN DE MERCADOS

Al descender los índices tanto de maíz como de trigo, el GOI del CIC ha perdido un 10% desde el GMR del mes de junio, situándose en su nivel más bajo en cinco meses.

(see chart)

(see chart)

El sub-Índice de trigo del GOI del CIC registró una caída neta del 12%. Aunque el mercado se mostraba a veces volátil, las pérdidas se atribuían al aumento estacional de la oferta en el hemisferio sur, al impacto de la evolución de varios mercados externos, y a la especulación sobre la posible apertura de corredores de exportación desde el Mar Negro.

(see chart)

Presionado por la debilidad estacional en Sudamérica y por las preocupaciones económicas generalizadas, el sub-Índice de maíz del GOI del CIC perdió un 13% a lo largo del mes.

(see chart)

Ante la demanda generalmente débil y la presión ejercida por la recolección, el sub-Índice de arroz del GOI del CIC descendió en un 1%.

(see chart)

El sub-Índice de soja del GOI del CIC registró una caída neta del 9%, presionado más que nada por la retrocesión de los mercados energéticos, por el descenso de la demanda extranjera y por la creciente amenaza de una recesión.