English | Français | Español | русский
igc logoLog in

Resumen

NOTAS DESTACADAS

La previsión para la producción mundial de cereales totales (trigo y cereales secundarios) en 2020/21 se ha recortado en 9 m. de t. desde el mes pasado, para situarse en 2.210 m., dado que la reducción notable de la proyección para el maíz (principalmente para Estados Unidos, Argentina y Brasil) sólo se ve compensada en parte por el aumento de las estimaciones para la producción tanto de trigo (en Australia, Canadá y Rusia, entre otros países) como de cebada (Argentina, Canadá). La proyección para el consumo de cereales se ha reducido en 5 m. de t. a 2.216 m., ya que la caída de las estimaciones para la demanda de maíz para piensos y usos industriales supera el ligero aumento previsto del consumo de trigo y de otros cereales secundarios. Debido en gran medida al recorte de la cifra para el maíz, la previsión para las existencias mundiales de cereales al cierre de 2020/21 se ha recortado en 5 m. de t. a 611 m., tratándose de un descenso interanual de 6 m. La estimación para el comercio (julio/junio) se ha reducido a 408 m., puesto que el incremento de las proyecciones para los envíos de trigo, cebada, sorgo y avena no compensará del todo la caída de la cifra para el comercio del maíz.

Las primeras proyecciones para la oferta y demanda mundial de trigo en 2021/22 señalan una producción récord, y – pese a un mayor consumo – una nueva acumulación de existencias a nivel mundial. No obstante, se prevé que la acumulación de reservas se concentre de nuevo en China y en la India. Cabe esperar que el comercio supere la media, aunque sin llegar a igualar el récord registrado durante la campaña anterior. Pese a la caída prevista de sus ventas, Rusia volverá a destacar como el mayor exportador.

Como reflejo más que nada del deterioro de las expectativas para las cosechas en Sudamérica, la previsión del Consejo para la producción mundial de soja se ha recortado en 6 m. de t. a 359 m.; se sigue tratando, no obstante, de un aumento interanual del 6%. Aunque la reducción se ve compensada en parte por una cifra más elevada para las existencias iniciales – atribuible al ritmo flojo de venta por parte de los productores en Argentina – la proyección para el consumo se ha bajado en 4 m. de t. a 365 m., cifra superior en un 4% a la registrada el año anterior. La estimación para las existencias mundiales apenas se ha modificado desde el mes pasado, situándose ahora en 45 m. de t. (-6 m.), pero la proyección para las reservas de los exportadores principales se ha recortado en 2 m. a 10 m., debido en gran parte a la caída notable de las existencias en Estados Unidos. El comercio se sigue estimando en 168 m. de t., cifra que supone un leve descenso interanual.

La previsión para la producción mundial de arroz en 2020/21 se sitúa en 503 m. de t., casi sin cambios respecto al mes pasado, pero la proyección para la oferta total se ha reducido en 2 m. al recortarse la cifra para las existencias iniciales. Se prevé que el consumo alcance un nuevo máximo histórico, por lo que la proyección para las existencias remanentes mundiales se ha rebajado a 175 m. de t. (+1 m.), más que nada para reflejar el recorte de las estimaciones para los exportadores mundiales, y sobre todo para la India. El comercio en 2021 se sigue estimando en 45 m. de t., tratándose de una modesta recuperación interanual.

Gracias al avance de todos los componentes, y sobre todo a la fuerte subida tanto del maíz como de la soja, el Índice de Cereales y Oleaginosas (GOI) del CIC ha ganado un 10% desde el GMR del mes de noviembre.

(see chart)

(see chart)

VISIÓN GENERAL

Se prevé que la producción mundial de cereales totales (trigo y cereales secundarios) aumente en 2020/21 en 23 m. de t. para situarse en 2.210 m. de t., con cosechas récord de trigo y cebada. Aunque la pandemia de COVID sigue mermando la demanda en algunos sectores, sobre todo para la elaboración de etanol combustible y de cerveza, cabe esperar que el consumo global aumente por quinto año consecutivo, elevándose a 2.216 m. de t. (+24 m.). Esta cifra incluye el incremento de la demanda tanto de maíz como de trigo en 8 m. de t., mientras que el consumo de cebada, sorgo y avena podría crecer en 2 m. en cada caso. Las existencias mundiales de cereales podrían disminuir de nuevo, estimándose ahora en 611 m. de t. (-6 m.), su nivel más bajo en cinco años. El descenso se atribuye exclusivamente a la caída prevista de las reservas de maíz, que podrían alcanzar su cifra más baja en ocho años, con reducciones notables en Estados Unidos, China y la UE. Por el contrario, las existencias de trigo podrían elevarse a un nuevo máximo histórico, aunque el aumento se centrará más que nada en China y en la India, mientras que las existencias remanentes de trigo en el conjunto de los exportadores principales apenas experimentarán cambios respecto a la campaña anterior. Cabe esperar que las existencias mundiales de cebada alcancen su cota más elevada en 11 años, debido en parte a un fuerte aumento de las reservas de Australia tras una cosecha abundante. Con un incremento sólido de los envíos de trigo, maíz y sorgo, se prevé que el comercio mundial de cereales en 2020/21 (julio/junio) crezca en un 4% para situarse en una cifra sin precedentes de 408 m. de t.

(see chart)

Pese al deterioro de las perspectivas para las cosechas del hemisferio sur, se sigue esperando que la producción mundial de soja aumente en un 6% en 2020/21, debido en gran medida a una cosecha mucho más abundante en Estados Unidos. Apoyado por la creciente demanda desde el sector de piensos en China, se espera que el consumo mundial se incremente en un 4% para alcanzar un máximo histórico de 365 m. de t.; también se prevé un mayor volumen de elaboración en los exportadores principales, gracias a la demanda tanto local como internacional de productos de soja. Las existencias mundiales podrían disminuir por segundo año consecutivo, y es previsible que las reservas de los exportadores principales desciendan a 10 m. de t.; la caída interanual del orden del 60% se atribuye a la fuerte reducción de las existencias en Estados Unidos. Aunque cabe esperar un aumento modesto de las entregas a China, las compras de otros importadores podrían verse mermadas por la reducida oferta y por los precios elevados, por lo que el comercio podría descender en un 1%. Se prevé que los envíos de Estados Unidos aumenten en alrededor de un 33% para situarse en una cifra récord.

(see chart)

A estas alturas, la producción mundial de arroz se estima en un nuevo máximo histórico, con cosechas más abundantes en varios productores asiáticos, entre los que destacan la India y China. También se espera cierto aumento del consumo gracias al crecimiento demográfico, aunque la demanda podría disminuir en la India al finalizarse los programas de seguridad alimentaria introducidos con motivo del COVID-19. Tras la caída registrada durante la campaña anterior, se prevé que las existencias mundiales experimenten un ligero aumento, con un incremento modesto de las reservas en la India. Este país volverá a destacar como el exportador principal, aunque sus envíos podrían disminuir respecto al récord de la campaña anterior, a medida que Tailandia recupera cierta cuota del mercado. Se espera que el comercio mundial crezca en un 5%, apoyado por la mayor demanda en África subsahariana.

(see chart)

RESUMEN DE MERCADOS

Los precios mundiales de exportación han registrado fuertes subidas desde finales de noviembre. Con el avance sólido tanto del maíz como de la soja, el GOI del CIC ganó un 10% para situarse en su nivel más elevado desde julio de 2013.

(see chart)

(see chart)

El sub-Índice de trigo del GOI del CIC ha subido en un 9% desde el último informe, apuntalado por unos indicadores positivos de demanda y por la evolución de los cultivos de hilera.

(see chart)

El sub-Índice de maíz del GOI del CIC ganó un 13% durante el período, apoyado por el deterioro de las perspectivas para las cosechas en Sudamérica y por la reducida oferta en Estados Unidos.

(see chart)

Con la subida generalizada de los precios en los principales proveedores asiáticos, el sub-Índice de arroz del GOI del CIC ha ganado un 6% desde finales de noviembre.

(see chart)

Ante la disminución de la oferta en Estados Unidos y la creciente preocupación por las perspectivas para la producción en Argentina y Brasil, el sub-Índice de soja del GOI del CIC ganó un 11%, registrando así un aumento interanual del 52%.