English | Français | Español | русский
igc logoLog in

Resumen

NOTAS DESTACADAS

La previsión para la producción mundial de cereales totales (trigo y cereales secundarios) en 2020/21 se ha recortado en 3 m. de t. desde el mes pasado, para situarse en 2.227 m., dado que el recorte para el maíz se ve compensado en parte por el aumento de las proyecciones tanto para la cebada como para la avena. La reducción de la previsión para la producción de maíz, en 6 m. de t., refleja cifras algo menores para Estados Unidos, China y la UE, que contrastan con el aumento de las proyecciones para Argentina y Brasil. El pronóstico para la producción mundial de trigo apenas se ha modificado desde el mes pasado, ya que el incremento de las proyecciones para Rusia y Australia queda compensado por la reducción de las cifras para Argentina y Canadá. La previsión para el consumo mundial ha descendido en 2 m. de t., debido más que nada al recorte de la proyección para el consumo industrial de maíz en Estados Unidos. La previsión para las existencias mundiales de cereales se ha reducido en 1 m. de t. desde el mes pasado, puesto que la proyección más ajustada para las reservas de maíz en Estados Unidos (-3 m. de t.) se ve contrarrestada en gran medida por el ligero aumento de las cifras para otros cereales. Con la mejora de las perspectivas para la compraventa de trigo, maíz y cebada, la previsión para el comercio de cereales totales en 2020/21 (julio/junio) se ha aumentado en 3 m. de t., a una cifra récord de 398 m., tratándose de un incremento interanual del 1%.

Los datos para las últimas semanas señalan un ritmo de envio superior a lo esperado, por lo que la previsión del Consejo para el comercio mundial de soja en 2019/20 se ha aumentado en 1 m. de t., alcanzando así un nivel sin precedentes de 164 m., cifra que supone un incremento interanual del orden del 8%. Al ajustarse las proyecciones tanto para las existencias iniciales como para la producción – que podría elevarse a un nuevo máximo histórico – se ha recortado la previsión para la oferta total y las existencias remanentes en 2020/21. Las existencias se estiman ahora en 50 m. de t., cifra que sigue representando un leve aumento interanual. La proyección para la demanda mundial de importación se ha incrementado ligeramente, para situarse en un nuevo récord de 165 m. de t., tratándose de un crecimiento interanual del 1%.

Debido en gran medida al aumento de la proyección para el consumo, la previsión para las existencias mundiales de arroz al cierre de 2019/20 se ha recortado en 2 m. de t. a 175 m., cifra que se aproxima a la registrada la campaña pasada. Se han reducido desde el mes pasado las proyecciones tanto para la producción mundial en 2020/21 como para las existencias iniciales; esta caída de la oferta global queda reflejada en el recorte de la prevision para las existencias remanentes, que se estiman actualmente en 180 m. de t. (+5 m.). El comercio apenas experimentará cambios en 2021, estimándose ahora en 45 m. de t., cifra que supone un aumento interanual del 7%.

El Índice de Cereales y Oleaginosas del CIC (GOI) ganó un 9% a lo largo del mes, con subidas sólidas para todos los componentes menos el arroz.

(see chart)

(see chart)

VISIÓN GENERAL

La producción mundial de cereales totales (trigo y cereales secundarios) en 2020/21 se estima en 2.227 m. de t.; el aumento interanual de 46 m. se atribuye principalmente al incremento previsto de la cosecha mundial de maíz en 39 m., para situarse en un máxmo histórico de 1.160 m. Cabe esperar que la producción mundial de trigo se eleve a una cifra récord, mientras que la cosecha mundial de cebada resultará sólo ligeramente inferior al máximo registrado la campaña pasada. La producción mundial de sorgo podría alcanzar su nivel más elevado en cuatro años, mientras que la cosecha de avena será la más abundante en 12 años; la producción de centeno registrará su mayor cifra en seis campañas. Aunque las perspectivas para la demanda resultan algo inciertas debido a la pandemia, parece que el consumo de cereales se va manteniendo. Se prevé que el consumo de cereales totales crezca en 39 m. de t. para situarse en un nuevo máximo de 2.220 m., gracias sobre todo a una mayor demanda de maíz para piensos y usos industriales; también aumentará el consumo de trigo, sorgo y avena. Las existencias mundiales de cereales totales podrían incrementarse en 7 m. de t. a 629 m., su nivel más elevado en tres años, ya que la caída de las reservas de maíz por cuarto año consecutivo (-16 m.) se verá compensada por unas existencias más abundantes de trigo (+15 m.), cebada (+4 m.) y otros cereales. El comercio se estima en un nuevo máximo histórico de 398 m. de t.; el aumento interanual del 1% se atribuye sobre todo a unos envíos más voluminosos de maíz y sorgo.

(see chart)

Se prevé que el comercio mundial de soja en 2019/20 aumente en un 8% a 164 m. de t., tratándose del índice de crecimiento más rápido de las últimas tres campañas, gracias sobre todo a la fuerte demanda en China – donde se va recuperando la demanda de piensos – y en otros varios mercados menores. Pese a la preocupación por los rendimientos potenciales, se sigue esperando cierto incremento de la cosecha en Estados Unidos en 2020/21, por lo que la producción mundial podría registrar un aumento notable, elevándose a una cifra récord. El consumo se estima en un nivel sin precedentes de 369 m. de t.; el incremento interanual del 4% representa un índice más acelerado de crecimiento, atribuible tanto al aumento del consumo en China como a la recuperación de la demanda en otros elaboradores clave. A pesar de la caída prevista de las existencias en Estados Unidos, cabe esperar cierto aumento de las reservas mundiales, gracias a la acumulación en China y en otros países. Es previsible que la demanda mundial de importación crezca en un 1% para situarse en un máximo histórico de 165 m. de t.

(see chart)

Aunque las exportaciones de la India podrian crecer en un 14%, se espera que el comercio mundial de arroz disminuya en 2020 por tercer año consecutivo, debido a la caída de las compras por parte de varios países africanos. Esta caída también explica, en parte, el fuerte descenso previsto de las ventas de Tailandia, que podrían alcanzar su nivel más bajo en muchos años. Se prevé que crezca el consumo mundial en 2019/20; el aumento de la demanda en la India se atribuye a las medidas de seguridad alimentaria adoptadas a raíz del COVID-19. Las existencias mundiales se mantendrán bastante estables respecto a la campaña pasada, puesto que el aumento de las reservas en varios exportadores clave y en China compensará el recorte de las existencias en varios países importadores. Apoyado por los precios firmes y por unas condiciones generalmente favorables, cabe esperar que la producción alcance en 2020/21 un máximo histórico de 504 m. de t. (497 m.), mientras que tanto el consumo como las existencias podrían elevarse a cifras récord. Se prevé que el comercio crezca en un 7% en 2021, gracias a una mayor demanda en África.

(see chart)

RESUMEN DE MERCADOS

Con la subida de los precios de exportación de la soja y del maíz, que se sitúan en sus niveles más elevados en muchos años, el GOI del CIC ha ganado un 9% desde el último GMR, y ya registra un aumento interanual de casi el 20%.

(see chart)

(see chart)

Apoyado más que nada por la creciente demanda de exportación y por el impacto de la evolución de los cultivos de hilera, el sub-Índice de trigo del GOI del CIC registró una subida del 6% durante el mes, alcanzando así su cota más elevada desde febrero de 2019.

(see chart)

El sub-Índice de maíz del GOI del CIC subió en un 10%, situándose a finales de septiembre en su mayor cifra en 28 meses. Apoyados por la demanda sólida de exportación y por el deterioro de las perspectivas para las cosechas, los precios experimentaron subidas especialmente fuertes en Estados Unidos.

(see chart)

Presionado por una demanda internacional más bien floja, el sub-Índice de arroz del GOI del CIC perdió un 1% a lo largo del mes, con caídas generalizadas en los principales exportadores asiáticos.

(see chart)

El sub-Índice de soja del GOI del CIC experimentó una subida del 13%, alcanzando su mayor valor en más de cuatro años, apoyado por la fuerte demanda de exportación en Estados Unidos y por la reducida oferta de soja de la antigua cosecha en Brasil.